Kristen Decas, directora general del Puerto de Hueneme, y John Wolfe, director general de la Alianza de Puertos del Noroeste, hablando en nombre de los miembros de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA) -la voz unificada de los puertos marítimos en las Américas- se reunieron con los líderes republicanos del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 30 de junio. En la reunión, Decas y Wolfe hablaron de los retos a los que se enfrentan los puertos en relación con las carencias de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) de EE.UU. para llevar a cabo su misión de inspección, e instaron al Congreso a ayudar.

En sus declaraciones, Decas y Wolfe señalaron que los puertos están dedicados a colaborar con el CBP para garantizar la seguridad y la protección a través de la misión de inspección de la agencia. Sin embargo, el CBP ha estado crónicamente falto de personal. Según el propio modelo de dotación de personal del CBP, la agencia ha indicado que le faltan al menos 1.400 agentes. Este déficit significa que el CBP limita el número de agentes de inspección desplegados, lo que genera retrasos en la tramitación y contribuye a la congestión portuaria. Para aliviar este cuello de botella, los puertos se han visto obligados a pagar el reembolso de las horas extraordinarias a los agentes del CBP. Además, el CBP ha estado exigiendo cada vez más que los puertos paguen por las instalaciones in situ para los funcionarios del CBP. Demandas que, indicaron, a menudo incluyen artículos extravagantes.

"El Congreso debe financiar plenamente e invertir en la CBP para garantizar que los puertos marítimos no sigan soportando la carga de facilitar demandas insoportables", dijo el representante Carlos Giménez, miembro del Subcomité de Seguridad Marítima y de Transporte de la Cámara de Representantes. "El trabajo que realizan nuestros puertos marítimos para facilitar el comercio y el intercambio es esencial para nuestra recuperación económica. La seguridad en nuestros puertos nunca ha sido más importante".

Los ejecutivos portuarios Decas y Wolfe instaron al Congreso a garantizar que el CBP cuente con el personal adecuado y que los funcionarios y los recursos se desplieguen de forma equitativa para evitar más retrasos en el procesamiento de la carga. Afirmando que el Congreso necesita establecer un mecanismo de financiación sostenible para garantizar que el CBP pueda llevar a cabo su misión sin imponer una carga excesiva a los puertos.

El presupuesto del presidente de Estados Unidos Joe Biden para el año fiscal 22 incluye US$660 millones para mejorar los puertos de entrada terrestres, pero ignora los puertos marítimos. El Congreso debe actuar para que los puertos marítimos sean una prioridad. Sugirieron que el Congreso debería pedir un cese inmediato de las demandas de instalaciones en los puertos y exigir un informe del CBP sobre sus necesidades. La AAPA está trabajando para establecer una conversación similar con los miembros demócratas del Comité.

Agencias

Maersk construye el primer buque portacontenedores del mundo alimentado por metanol

En marcha un rediseño de la Administración General de Aduanas

Navieras acuerdan cruces adicionales en horarios pico hacia Cozumel