Al concluir el 2020, el puerto de Altamira obtuvo el registro más bajo en cuanto al movimiento de carga de los últimos siete años, al llegar a los 16.9 millones de toneladas en los últimos 12 meses. Esto significa una caída del 19.1 por ciento en comparación con los números del año anterior.

La Administración Portuaria Integral (API) presentó su informe mensual y anual del movimiento portuario, con cifras inferiores a las registradas tan sólo en el 2019, donde en el total fueron 20.2 millones de toneladas, todo esto con las repercusiones que tuvo la emergencia de salud por el covid-19 tanto en México como en el mundo, al cerrar fábricas y detener el flujo de productos por esta vía.

La última ocasión que tuvo un número bajo fue en el 2014, cuando llegó a las 17.1 millones de toneladas. La cifra récord que tiene el recinto portuario se generó en el 2018, al superar las 22.5 millones de toneladas, como también las más de 2 mil embarcaciones recepcionadas, tanto en mercancías de exportación como de importación.

En ese porcentaje de reducción se presentaron la mayoría de los departamentos, desde la carga suelta, contenerizada, agrícola, mineral y fluidos. También fue arriba del 20 por ciento aproximadamente el decremento en el paso de contenedores tanto de importación como de exportación, aunado a las unidades motrices que tuvieron un desplome del 7 por ciento a diferencia del 2019.

A pesar de esto, diciembre fue el mejor mes que tuvo el puerto de Altamira en cuanto actividades, a llegar a las 1.5 millones de toneladas, cantidad máxima dentro de este ciclo. comparado con otros meses, se superaron números tanto en contenedores, los fluidos químicos, además del número más alto en la exportación de vehículos automotrices.

Dicho punto marítimo no estuvo exento de cambios en cuanto a la Dirección General de la API. En agosto del año pasado y mediante una indicación del gobierno federal, la Coordinación de Puertos y Marina Mercante de la SCT designó a Óscar Miguel Ochoa Gorena como su titular, en sustitución de Juan Manuel Latapí Díaz.

Al interior se encuentran pendientes varios proyectos privados, entre ellos la infraestructura para la recepción y almacenaje de combustible importado, al existir tres planes de privados con los permisos aún por resolverse para concluir las maniobras y recibir los petrolíferos provenientes de Texas y Louisiana, para distribuirlos hacia el centro, norte, Bajío y occidente de la República Mexicana.

Milenio

AAPA expone en el Congreso de EE.UU. las carencias aduaneras que agravan la congestión portuaria

Maersk construye el primer buque portacontenedores del mundo alimentado por metanol

En marcha un rediseño de la Administración General de Aduanas