Cabo San Lucas, Baja California Sur. La pandemia de COVID-19 a nivel global “hundió” a la industria de cruceros turísticos debido a que la mayoría de las operaciones están restringidas hace más de siete meses. México no ha sido la excepción al depender casi al 100 por ciento de las rutas que tienen puerto origen en Estados Unidos (EEUU) donde hoy siguen sin autorización para navegar.

José Arturo Musi, presidente de la Asociación Mexicana de Cruceros, explicó en cifras que sólo se recibieron 2.5 millones de cruceristas en los puertos mexicanos de un estimado de más de 10 millones para el año 2020. El puerto de Cabo San Lucas (CSL), por ende se quedó sin ingresos y así seguirá mientras no haya un cambio en las restricciones a la navegación internacional.

“Se esperaban 10.5 millones de turistas por crucero y sólo llegaron 2.5 millones. Todos los demás son las pérdidas de que no llegaron. Aproximadamente son como 3,200 llegadas a México a todos los puertos al año. Sólo llegó el 20 por ciento”, explicó.

“En cifras, tendríamos que considerar una multiplicación que de 10.5 millones de pasajeros, por cien dólares, sólo llegaron 2.5 millones, y eso considerando solo la derrama económica, sin considerar impuestos, aprovechamientos, servicios, que cada arribo deja alrededor de 350 mil pesos al puerto. También el gasto de los tripulantes. No sólo es México, es todo el mundo”, continuó el señor Musi.

La catástrofe en la industria de turismo náutico a nivel internacional está pasando factura a las grandes navieras, en donde algunas empresas, han optado por vender parte de su flota para generar ingresos.

“A las navieras les pegó muy duro, ya anunciaron la venta de barcos, de los más viejos de sus flotas para capitalizarse un poco, ha sido un año donde todos hemos perdido”, lamentó el presidente de la Asociación Mexicana de Cruceros.

Comunidad Portuaria

AAPA expone en el Congreso de EE.UU. las carencias aduaneras que agravan la congestión portuaria

Maersk construye el primer buque portacontenedores del mundo alimentado por metanol

En marcha un rediseño de la Administración General de Aduanas