Unos meses antes de concluir el sexenio anterior, el entonces director de la Administración Portuaria Integral de Veracruz (Apiver), Juan Ignacio Fernández Carbajal, firmó cinco contratos de cesión parcial de derechos con las empresas IEnova, Gramosa, Opever (Grupo Logra), Hutchison Ports y Pinfra, para que construyeran y explotaran durante 20 años las cinco terminales del nuevo puerto.

El exdirector de la API y hermano del presidente de Femsa, José Antonio Fernández Carbajal, conocido como El Diablo, asentó su firma en los cinco contratos firmados mediante los cuales cedió 2.5 de los 2.8 kilómetros de muelle con los que cuenta el nuevo recinto para la operación de las terminales de fluidos e hidrocarburos (IEnova), de usos múltiples (Pinfra-Infraestructura Portuaria Mexicana), de contenedores (Hutchison), de granel agrícola (Gramosa) y granel mineral (Opever).

Luego de ganar las licitaciones, las empresas pagaron en conjunto mil 744 millones 980 mil 990 pesos a la Apiver como cuota inicial. En cambio, las contraprestaciones mensuales, las inversiones y otra información sobre las aportaciones pactadas con la empresa pública a cargo de la administración del puerto fueron reservadas, según consta en un acta extraordinaria de su Comité de Transparencia.

La filial de IEnova, ESJ Renovable III, tiene un contrato para operar una terminal especializada de fluidos de 14.7 hectáreas. Su aportación inicial fue de mil millones de pesos, la más alta entre las cinco empresas que operan en el nuevo puerto de Veracruz.

Infraestructura Portuaria, de Pinfra, desembolsó 401 millones tras el fallo favorable para hacer uso de 18.3 hectáreas en una terminal semiespecializada de carga suelta y contenerizada.

Gramosa Agroalimentos y Grupo Logra, compitieron por dos terminales graneles dispensando cuotas únicas por 225 millones 980 mil 990 pesos y 118 millones de pesos, respectivamente.

Gramosa cuenta con 10 hectáreas para su terminal de granel agrícola, mientras que Grupo Logra opera su terminal semiespecializada de granel mineral en 10.1 hectáreas.

La transnacional Hutchison Ports Icave cuenta con una terminal especializada de contenedores, dividida en dos fases de 75.9 hectáreas en conjunto, y no tuvo que pagar una cuota inicial, ya sólo se se modificó el contrato que ya tenía para operar en el viejo puerto.

El Sol de México

AAPA expone en el Congreso de EE.UU. las carencias aduaneras que agravan la congestión portuaria

Maersk construye el primer buque portacontenedores del mundo alimentado por metanol

En marcha un rediseño de la Administración General de Aduanas