El nuevo tratado T-MEC está detonando el interés de las empresas para establecerse en México, y manufacturar sus productos en el país para el mercado de exportación hacia Norteamérica. Lo anterior, principalmente, por las tensiones comerciales con China, cuyos industriales ven un área de gran oportunidad para consolidar las cadenas de logística y distribución, para acceder al mercado de Estados Unidos, que es el mayor del mundo.

“En bienes raíces industriales tanto en manufactura como en logística estamos viendo señales positivas, las empresas que tuvieron que parar o sufrieron una desaceleración están volviendo a reactivar el negocio, en CBRE nos sentimos optimistas de que el mercado va para adelante”, nos comenta Francisco Muñoz, Vicepresidente Senior de Industrial y Logística para CBRE.

Sí, debido a la gran dependencia que tiene la economía mexicana en las exportaciones, México tiene más oferta de almacenes que los demás países latinoamericanos combinados. Las tasas de desocupación de los principales mercados industriales del país oscilan entre 4.0 % y 7.5 %, lo cual es muy bueno.

El nearshoring o reubicación de las operaciones de producción a México representa una oportunidad factible, impulsada por la alteración de la cadena de suministro asiático (especialmente de China) y el interés de las empresas en reducir sus costos. Es probable que las empresas expandan sus centros de distribución a los mercados industriales primarios de México.

A corto plazo -no hay duda-, crecerán las industrias relacionadas con las exportaciones y el comercio electrónico, tales como las de equipo médico, logística y distribución, embalaje y agricultura. A mediano plazo, se proyecta que crecerán los sectores de tecnología, centro de datos e industria pesada.

Comunidad Portuaria


AAPA expone en el Congreso de EE.UU. las carencias aduaneras que agravan la congestión portuaria

Maersk construye el primer buque portacontenedores del mundo alimentado por metanol

En marcha un rediseño de la Administración General de Aduanas