• 20 de septiembre de 2017
INFORMAR 249

• Abre SEMAR Centro de acopio en su cuartel general de la CDMX • La Armada puso a disposición los siguientes números telefónicos: 01 800 912 12 00 y el 56 24 60 90, creados específicamente para esta contingencia • Además, invita a toda la población a continuar con la donación de los siguientes alimentos no perecederos como: aceite, sardina, atún, chiles, verduras, frijol, arroz, lentejas, leche en polvo, sal, sopa de pasta, mermelada, mayonesa, papel higiénico, jabón de barra, toallas femeninas, cepillos dentales, café, azúcar, galletas, rastrillos, shampoo, pasta de dientes, consomé de pollo en polvo, chocolate en polvo o pasta, (NO AGUA)

Vidal Francisco Soberón Sanz: “El que suma no se equivoca”

Fuente: Comunidad Portuaria
16 de agosto de 2017
Vidal Francisco Soberón Sanz, es un hombre disciplinado, exigente consigo mismo y para con sus subordinados, porque sabe que en la suma de todos se cumplen metas. Un hombre que mantiene cercana a la gente que labora con el, atento a los detalles con su familia, que es la base de todo. Este personaje nos abre un espacio dentro de su complicada agenda para hablar con Líderes Portuarios de la persona, del individuo que lleva el mando de una de las dependencias más influyentes en las decisiones nacionales.

La charla nos revela a un hombre íntegro, sencillo, de fácil trato, siempre gentil y con la rigurosidad que mandata su rango de ser el titular de la Secretaría de Marina (Semar), una de las instituciones más sensibles dentro del gabinete de seguridad. 

Oriundo de la Ciudad de México, el funcionario nos permite conocer los detalles de su vida y relata que desde muy pequeño por influencia de su madre, una mujer nacida en el Puerto de Santander, Cantabria, España, le despertó el gusto por el mar, por lo que continuamente viajaban a Acapulco y a Veracruz. ‘De alguna forma, ella fue la que me involucró mucho en esos temas’.

A la edad de 14 años perdió a su padre, y su madre se convirtió en la promotora de su futuro. No conocía a la Armada de México, ni sabía nada de ese ambiente, pero se dio a la tarea de buscar información al respecto. Encontró en la Escuela Heroica Naval su mejor opción. Su mamá lo impulsó a seguir investigando y hacerse cargo de todo lo que requería para ingresar a la escuela.

Vidal Francisco Soberón formó parte de una familia pequeña, integrada por él y su hermana, ‘a mí me dejaron para cerrar la puerta. Muere mi padre, muere mi madre y luego mi hermana. Soy el último de la familia’.

Después de ese impulso que le dio su madre, supo que la Secretaría de Marina estaba en la Calle de Azueta, frente a la Alameda Central. “Fui y me dieron un papel con los requisitos para hacer los exámenes en la escuela. ‘Llegué a mi casa entusiasmado, le dije a mi mamá y me dio su aprobación. Luego fui a sacar mis exámenes médicos en una clínica del Instituto del Seguro Social, una donde pagaba con sangre porque no te cobraban nada, es decir pagué mis estudios con donación de sangre’.

La familia tuvo que viajar unos días a Veracruz para que Vidal Francisco presentará sus exámenes.  Ya de regreso en México, la escuela le informó que le enviarían un radiograma para saber si estaba aceptado o no en la Escuela Naval. Días después, llegó el resultado donde decía que era aceptado, narra con alegría. Así comenzaría su travesía en la mar. 

Un niño bien portado

Soberón Sanz encamina la charla hacia su niñez y se describe como un niño desinhibido, aunque revela que tampoco fue ‘descollante’ en ese sentido. Más bien, siempre fue bien portado, pero muy sociable, que nunca generó problemas a sus padres. ‘Fui un niño inquieto, pero hasta ahí, sin llegar a extremos’. 

Sin duda le gustó la escuela. Recuerda que su mamá era una mujer de carácter duro, con gran apertura mental, pero firme en sus decisiones y en las encomiendas que  les daba, relata el Almirante.

Narra que en aquella época, la educación que recibió de sus padres era con dureza, no con cariño. ‘Mi madre y mi padre eran, más bien gente dura, gente de trabajo, en donde desde muy chico en mi casa hice todo, desde lavar platos, era el encargado del jardín, mantener el camino impecable, limpio. Yo barría la calle todas las mañanas’.

Desde muy pequeño siempre tuvo grandes responsabilidades según su edad, aunque ninguna equiparable con la que actualmente ostenta. ‘Así me educaron mis padres, no era que me trataran mal sino que tenían que cumplir con una serie de actividades para mi formación’.

A partir de ese momento, el Almirante mostró una línea de orden. “El ser perfeccionista no es malo, el tratar de serlo es bueno, siempre tratas de hacer las cosas lo mejor posible”.

“Para mí hay dos claves en la vida: una es tener un buen ambiente de trabajo y la segunda es que siempre tengo que dar mí máximo esfuerzo, con la idea de contagiar a mi gente porque también la gente debe dar su máximo esfuerzo”.

La familia, piedra angular

Para Vidal Francisco, la familia es la base de todo, es la parte más importante, viene siendo la piedra angular de toda organización, de un país. “Si la familia está bien, en general todo para ti está bien”, sostiene.

A pesar de tener una gran tarea al frente de la SEMAR,  siempre busca tener un espacio con su familia, su esposa y sus dos hijos, ambos han sido exitosos en sus estudios. Son dos hombres, Vidal tiene 31 años, es médico Oftalmólogo, Retinologo; y Santiango también médico, tiene 21 años, ya se graduó y actualmente hace su servicio social y todo indica que también será Oftalmólogo.

Por lo menos una vez a la semana se reúnen entorno a la mesa. Su rango de militar  no le impide ser un padre cariñoso que siempre  ha buscado impulsar a sus hijos a ser buenos ciudadanos, profesionistas, e inculcarles mucho la parte deportiva.

Sugiere que lo más importante para cualquier nación debe ser la familia, y es donde más se debe invertir. ‘Por ello, dentro de la Semar invertimos mucho en el renglón’.

“Uno de nuestros grandes proyectos está destinados a la familia, sobre el bienestar social, me refiero becando a los hijos. Un marinero, actualmente puede mandar a estudiar a su hijo a la mejor universidad de México”.

El funcionario destaca además que la dependencia a su cargo ha invertido mucho en novedosos sistemas de salud, en beneficio del personal, así como en unidades habitacionales, donde los trabajadores puedan rentar un departamento o una casa a muy bajo costo. Lo que se busca, resalta, es que toda la gente tenga las condiciones adecuadas para poder trabajar. 

Poco a poco, Vidal Francisco Soberón se transforma en el responsable de la seguridad nacional y señala que otra de las grandes prestaciones que ofrece la Marina a sus trabajadores es el acceso a créditos para que puedan hacerse de su casa, comprar un automóvil, etcétera.

“La gente que trabaja en Marina no tiene grandes sueldos, lo que sí tenemos y hemos trabajado mucho, es en prestaciones. El sueldo no es de llamar la atención, pero a cambio de eso tenemos un buen servicio de salud, para sus padres, sus hijos, y mucha gente valora eso”.

Educación y disciplina

Vidal Francisco Soberón Sanz es Ingeniero Mecánico Electricista e Ingeniero Geógrafo Topógrafo, graduado de la Escuela Naval, quien siempre aspiro a alcanzar el grado máximo al ingresar a la Semar. 

Con 35 años de casado, y una edad de 64 años, Vidal Soberón es muy transparente y declara que contrajo matrimonio a sus 29 años, cuando en la Marina era Teniente de Navío. ‘Soy felizmente casado’, afirma, y aunque a sus hijos no los ve entre semana, tiene una regla: un día a la semana comen juntos, aunque sea sábado o domingo.

Para uno de los hombres más poderosos e influyentes en México, no es sencillo, pero es muy importante desconectarse de su responsabilidad al llegar a su casa y descansar como si ‘no le debiera al banco’. Aunque acepta que bajo su cargo tiene que cumplir con lo que le corresponde y no se va a la cama si no tiene resuelto algo pendiente.

Todos los días, Soberón Sanz arriba a Escuela Naval Militar equina con Calzada de la Virgen, entre las 6:15 y 6:20 de la mañana para comenzar su rutina de ejercicio dependiendo lo que su preparador físico le tenga asignado.

Al comenzar el día, el Secretario no deja pasar el momento para leer la síntesis informativa que le envía su equipo de trabajo, pero también escuchar el noticiero de Leonardo Curzio por las mañanas, de quien confiesa su admiración por haber sido su profesor en la Maestría de Seguridad Nacional.

Posteriormente, desayuna y mientras tanto desahoga algunos temas con sus subalternos, para de ahí recibir gente y atender las reuniones que se tienen de Gabinete, Seguridad Nacional y giras presidenciales.

El titulado en dos Maestrías, una en Seguridad Nacional y Administración Naval, además de una especialización en Armas Marinas, revela que desde que ingresó a la Escuela Naval tiene un concepto amplio del sector marítimo.

La gran equivocación, las capitanías de puerto y más    

Ya entrado en el tema, el titular de la Semar afirma que hay una gran equivocación de quien piensa que se debe separar la parte militar de la parte comercial en el sector marítimo y portuario, pues considera que son dos temas que deben estar siempre perfectamente unidos.

Si se busca una marina fuerte, tiene que haber una marina mercante fuerte, por ello destaca la importancia de desarrollar una industria de la construcción naval fortalecida y subraya, que la Semar siempre ha apoyado esa parte del sector. “Somos unos buenos constructores de barcos, hacemos naves para Pemex y creemos que es un sector que puede dejar mucho dinero al Estado”, refiere.

Al estar dividido la parte militar de la comercial en el sector marítimo y portuario, se genera una división provocando un camino incorrecto en favor de dicha industria, afirma. Nosotros tenemos un buen conocimiento del tema y sabemos las condiciones que guarda nuestro sector, somos los que vivimos los problemas de cerca y tenemos bastante claras las cosas.

Referente al control que retoma, después de 40 años, la Secretaría de Marina en la operación de las Capitanías de Puerto, Soberón Sanz sostiene que fue una decisión correcta del Ejecutivo Federal, pues considera que ya existía y siempre ha estado presente.

Describe que en el tiempo del presidente José López Portillo se tomó la decisión de separar la parte comercial de la parte militar, determinación que considera la mejor para esa época, aunque comenta, el Capitán de Puerto, en ese entonces, era una autoridad sin medios y ahora lo que “hicimos nosotros es volver a unir estas dos áreas y obtener una sola Autoridad Marítima Nacional”.

“Creo que la gran mayoría que conforma el sector marítimo, porque hablamos con todos los actores, el 95 por ciento estuvieron de acuerdo y el cinco por ciento en contra es una minoría que integran los Colegios de Marinos”.

En las Capitanías de Puerto se ha encontrado una gran apertura, compromiso, ganas de trabajar con la Semar, es decir, un ambiente lo más positivo, afirma el Almirante, y confiesa que si bien han transcurrido los primeros días de haber tomado el control, se tienen objetivos claros de mejorar las condiciones en el sector. Inclusive ya se piensa en incrementar el sueldo de los trabajadores, además de capacitarlos.

Considera que de la gente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que ya laboraba ahí, hay muchas personas valiosas que se conservan, aunque poco a poco se aplican filtros de confianza. La gente que no deba estar se ira prescindiendo de sus servicios. 

En este momento, informa el titular de Marina, se está trabajando ya en un proceso de análisis en las principales capitanías ubicadas en Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Veracruz, Altamira, Tampico, y algunas internas como Valle de Bravo, pero todo es con los recursos de la propia Semar, pues de los 80 millones de pesos que la SCT debía transferirle a la Marina, sólo se les entregaron 37.4 millones de pesos, restantes del presupuesto por el periodo faltante.

Además, el funcionario adelantó que para el ejercicio presupuestal del 2018 buscará un incremento sustancial destinado a las capitanías de puerto, ‘pues una autoridad pobre es una pobre autoridad, es decir, una autoridad sin recursos no puede ser autoridad’, advierte.

Menciona, por ejemplo que todo el sistema de cómputo se tendrá que remplazar en prácticamente todas las capitanías, pues es equipo arrendado por la SCT y no es de su propiedad, situación que implicará una inversión fuerte en todo el sistema de transmisión de datos, más dotarlos de todo el equipo de comunicaciones, vehículos nuevos, etcétera.

A diferencia de otros países, detalla, en México la importancia de una autoridad marítima radica en la unión de la Guardia Costera y la Capitanía de Puerto, es decir, poner en manos del capitán de puerto todas las herramientas y los medios.

Sobre la Educación Náutica el funcionario sostiene que aunque quedó en manos de la SCT, la Semar cuenta con ciertas atribuciones para supervisar el tema, esto con la única intención de ayudar a los alumnos que ya están a punto de graduarse y no tienen la suficiente experiencia.

Sobre señalamiento marítimo reconoce que se debe fortalecer, debido a que muchos de los sistemas son obsoletos y viejos, y hay una gran área que no cuenta con señalización, pero nuevamente se requiere una fuerte inversión.

Para el Secretario de Marina no es relevante que cada vez haya más integrantes de la Marina como directores de las Administraciones Portuarias Integrales (API), y afirma que la institución no solicitó ese nombramiento sino que fue una decisión del Gabinete de Seguridad para contener los altos índices de inseguridad en los Puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas.

Sin embargo, considera que a raíz del nombramiento de marinos al frente de algunas API, los niveles de inseguridad han bajado considerablemente, aunque falta mucho por hacer.

“Somos una institución reconocida por la sociedad, pero estamos muy preocupados por mantenernos creíbles, una dependencia limpia, y en eso tenemos que invertir mucho demostrando día a día en diferentes espacios”.

Lo que buscamos, advierte Soberón Sanz, no nada más es el reconocimiento sino demostrar que somos una organización formada por gente profesional. En el caso de los puertos es una suma de capacidades, seguiremos trabajando con la marina mercante, por eso hemos sido exitosos porque hemos sabido sumar capacidades. No somos todólogos.

Antes de concluir, el Almirante Francisco Vidal Soberón Sanz sostiene que  el 1° de diciembre del 2018 se irá tranquilo y con la satisfacción de haber cumplido, entregando una institución limpia y reconocida. 

“Me iré a descansar, ya me lo gané, aunque quedaré de alguna forma como asesor, pero obviamente me dedicaré a cosas privadas”. Pero antes de irse y atender su apretada agenda, disipa cualquier duda rumbo al 2018 y afirma a Líderes Portuarios: “políticamente no tengo ninguna ambición”. 



Por Claudia Velázquez y Hugo Hernández 

• Abre SEMAR Centro de acopio en su cuartel general de la CDMX • La Armada puso a disposición los siguientes números telefónicos: 01 800 912 12 00 y el 56 24 60 90, creados específicamente para esta contingencia • Además, invita a toda la población a continuar con la donación de los siguientes alimentos no perecederos como: aceite, sardina, atún, chiles, verduras, frijol, arroz, lentejas, leche en polvo, sal, sopa de pasta, mermelada, mayonesa, papel higiénico, jabón de barra, toallas femeninas, cepillos dentales, café, azúcar, galletas, rastrillos, shampoo, pasta de dientes, consomé de pollo en polvo, chocolate en polvo o pasta, (NO AGUA)

Divisas
  • USD: $N/D
  • EUR: $N/D
  • LIBRA: $N/D
  • YUAN: $N/D
  • YEN: $N/D
Estado del tiempo

Contáctanos

NOTICIA 20 de septiembre, 2017

Activó Armada “Plan Marina” en la CDMX

La Secretaría de Marina informó que se implementó el PLAN MARINA en su fase de recuperación, tras el sismo registrado en la Ciudad de México y que más de mil elementos navales, vehículos y equipo de Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas (BREC), fueron desplegados desde ayer en las Delegaciones de Álvaro Obregón, Coyoacán y Tlalpan; entre otras que presentaron mayor afectación.

Leer más
REGRESAR ARRIBA