La UNESCO publicó un manual de control de calidad de datos sobre el nivel del mar cuya redacción ha sido dirigida por Puertos del Estado de España, que ha compartido sus técnicas de automatización y sus recomendaciones para la utilización y verificación.

El Comité de Expertos del Sistema de Observación Global del Nivel del Mar, dependiente de la UNESCO, solicitó en 2019 la redacción de un manual actualizado de los protocolos de control de calidad y proceso de este tipo de datos para la red mundial.

Así, solicitó a expertos de Puertos del Estado que lideraran la redacción la redacción de un manual actualizado de los protocolos de control de calidad y proceso de datos relacionados con el nivel del mar para toda la Red de Observación Global del Nivel del Mar (GLOSS -Global Sea Level Observing System: https://www.gloss-sealevel.org/).

 Fruto de ese encargo es la reciente publicación del manual (disponible on-line https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000373566) que incorpora nuevas técnicas de automatización actualmente en funcionamiento y recomendaciones sobre su utilización y verificación para aquellas instituciones que aún no han empezado a utilizarlas.

El programa GLOSS de la Comisión Oceanográfica Internacional de la UNESCO, recoge datos de estaciones de nivel del mar de todo el globo desde los años 80. Uno de los objetivos prioritarios de este programa ha sido la confirmación de la subida del nivel medio del mar debido al calentamiento global del planeta.

 Según estos datos y el quinto informe del Panel Internacional para el Cambio Climático de la ONU, el nivel medio del mar global subió entre 17 y 21 centímetros desde 1901 a 2010.

Desde el comienzo de las medidas por satélite, en 1993, este ritmo de subida del nivel medio global se ha incrementado con respecto al observado en el siglo XX, hasta 3.1 +-0.7 mm/año desde 1993 a 2010, valor obtenido con estaciones de nivel del mar en tierra y con datos satelitales.

Además de este cambio global, este ritmo de subida del nivel medio varía de un punto a otro del planeta, según las características de la costa, las temperaturas, el movimiento vertical del terreno, etc., pudiendo ser superior o inferior al valor global.
 
La subida del nivel medio del mar incrementa el daño que los temporales y el oleaje asociado causan en la línea de costa, pues el oleaje tiene mayor capacidad de penetración en tierra y de causar daños al propagarse sobre un nivel medio más alto.

Recientemente las estaciones de nivel del mar, ubicadas mayoritariamente en puertos, han pasado a formar parte de sistemas de alerta de fenómenos costeros o tsunamis en todo el globo, por lo que la automatización del proceso y control de calidad de los datos ha adquirido una enorme relevancia.

Desde 1992, según los datos de la red de Puertos del Estado, el nivel medio del mar en la costa española ha subido entre 2 y 5 milímetros al año, según al zona de costa. En concreto, en el Cantábrico menos, pero subió más en el Mediterráneo y en Canarias.

Una subida de 5 milímetros año implica que el nivel medio actual está unos 13.5 centímetros más alto que a principios de los años 90, por lo que la cota de inundación durante eventos extremos se alcanzará más fácilmente.
   
Todos los países cuentan con redes de estaciones de estaciones de nivel del mar similares a la del sistema Portus. En muchos casos estas estaciones están en funcionamiento desde finales del siglo XIX. Sin embargo, la automatización del control de calidad y la generación de productos o servicios derivados no está tan generalizada.

El manual ahora publicado permitirá a otras instituciones, en países con sistemas menos avanzados, adoptar los métodos de trabajo en él recomendados, contribuyendo a nivel global a la generación de datos de nivel del mar más fiables y precisos. Estos serán empleados en múltiples aplicaciones de gran impacto socioeconómico, como los estudios de subida de nivel del mar, los sistemas de alerta de Tsunamis o los de alerta por inundación.

EUROPA PRESS

La Capitanía de Puerto regional de Acapulco, confirmó que la navegación para todo tipo de embarcaciones quedó abierta en el puerto, luego de más de 3 meses que fue cerrado debido a la emergencia sanitaria por Coronavirus.

La neopiratería silenciada en el golfo de México

Llegó el verano y con él los propietarios de yates comienzan a llegar a puertos de Yucatán