La creación del Corredor Multimodal Interoceánico en el sureste mexicano podría superar el flujo comercial que se concentra actualmente en el Canal de Panamá, pero también pone en riesgo a las comunidades sobre las que se construirá.

El Corredor Multimodal Interoceánico es el otro gran proyecto de la administración de Andrés Manuel López Obrador. Consiste en la habilitación de distintas vías de transporte entre los estados de Oaxaca y Veracruz, con centro en el Istmo de Tehuantepec, que permitirá la conexión comercial entre Asia, Estados Unidos y Europa y convertirá a México en una plataforma logística a nivel mundial.

La idea de construir un tren interoceánico —en la vía del corredor multimodal que une al Golfo de México con el Pacífico— es establecer una ruta de tránsito de mercancías que iguale al Canal de Panamá, pero con un mayor flujo comercial de alcance global que, por su ubicación geográfica, permita dinamizar el intercambio comercial entre continentes.

Las puertas de entrada del Istmo de Tehuantepec son los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz. Se prevé que el proyecto permitirá el movimiento de 1.400.000 TEUs anuales (acrónimo del término en inglés Twenty-foot Equivalent Unit, que significa Unidad Equivalente a Veinte Pies, una TEU es la capacidad de carga de un contenedor de 20 pies (6,1 m) que puede ser transferido fácilmente entre diferentes formas de transporte tales como buques, trenes y camiones).

De acuerdo con un estudio realizado por un grupo de investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), el corredor interoceánico podría significar un "tránsito de mercancías nunca antes visto en la región, equivalente al de Panamá o posiblemente mayor, dada la cercanía de esta zona con las mayores economías del mundo: Estados Unidos (21,340 miles de millones de dólares), la Cuenca del Pacífico (24,311 mmd) y la Unión Europea (18,292 mmd)".

Por lo que, el pasado 7 de junio, durante su gira por el Istmo de Tehuantepec para supervisar las obras del tren transoceánico, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la inversión de 20 mil millones de pesos —895,2 millones de dólares— y la creación de 10 parques industriales generarán 7.000 empleos en la región.

"Este proyecto será considerado como la llave que le abrió la oportunidad de prosperidad y bienestar al Sureste de México", aseguró durante el banderazo de inicio de la modernización del ferrocarril el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa.

Entre otras obras de infrastructura que forman parte de este megaproyecto se encuentra el fortalecimiento de carretera y de caminos rurales —que benificiará a un millón de habitantes de la zona—, así como la construcción de un gaseoducto para abastecer a empresas y a consumidores domésticos.

Sin embargo, como el Tren Maya, el Corredor Multimodal Interoceánico tendrá una serie de efectos negativos para las comunidades sobre las que se construirá: 76 municipios oaxaqueños y veracruzanos, según datos del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024. Situación que, eventualmente, derivará en un desplazamiento poblacional y un daño ambiental irreversible a zonas de reserva natural.

Ana Esther Ceceña, doctora en relaciones económicas internacionales y coordinadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, explica que la construcción de las vías de transporte multimodal propuestas para el corredor transoceánico —de Oaxaca a Veracruz— afectará a una de las mayores franjas de riqueza biológica del planeta.

De tal modo que, la edificación de 10 parques industriales a lo largo de toda la ruta que se prevé para el corredor interoceánico representaría problemas para conservación de flora y fauna. El daño se acentuaría en el área del Istmo de Tehuantepec, donde se sitúan importantes conjuntos de selvas y diversidad de especies de animales —sobre todo jaguares, monos aulladores, tigrillos y tortugas caguama, que se encuentran en peligro de extinción—.

En términos de impacto social, el estudio del CONACYT advierte que el Corredor Multimodal Interoceánico tendría una doble afectación: "el desplazamiento de quienes residen en la región (migración interna) y la atracción/retención de quienes transitan desde afuera (migración transfronteriza)".

Por otro lado, el proyecto del Corredor Multimodal Transoceánico propone la modernización del ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca, para que puedan "ofrecer servicios de carga, transporte, almacenaje, embalaje y servicios".

Agencias

La Capitanía de Puerto regional de Acapulco, confirmó que la navegación para todo tipo de embarcaciones quedó abierta en el puerto, luego de más de 3 meses que fue cerrado debido a la emergencia sanitaria por Coronavirus.

La neopiratería silenciada en el golfo de México

Llegó el verano y con él los propietarios de yates comienzan a llegar a puertos de Yucatán