Uno de los muchos sectores que ha sido afectado por la baja en los precios del petróleo y el alza en el tipo de cambio es la industria marítima que realiza cabotaje en México. La cancelación y reasignación de proyectos de exploración, mantenimiento y obra marítima, tanto de Pemex de Octavio Romero Oropeza, así como de otras empresas petroleras privadas, terminará por complicar la situación que ya viven las navieras nacionales agrupadas en la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (Cameintram) de Armando Rodríguez.

Me refiero a un sector lamentablemente viene cayendo de tiempo atrás y actualmente la flota de embarcaciones con bandera mexicana es de aproximadamente 170 unidades, menos de la mitas de las que operaban hace una década.

Pero no todo son malas noticias para la cámara que dirige Armando Rodríguez. Recientemente la Dirección General de Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) resolvió sancionar a la naviera Hornbeck Offshore México por operar con un esquema corporativo simulado mediante el cual se hace pasar como una empresa con capital mayoritariamente nacional, violando el artículo 40 de la ley de navegación que reserva el cabotaje a las compañías mexicanas.

Se trata de la primera vez que la autoridad regulatoria implementa una medida que busca un piso parejo en este sector que como le digo sufre ajuste a raíz del contagio internacional de COVID-19, como muchas otras actividades.

El Heraldo de México


Difundió SCT las medidas implementadas por la CGPMM ante la propagación del COVID-19

Inspecciona Secretaria de Salud medidas de contención del puerto de Pichilingue frente al COVID-19

Isla Mujeres cierra sus puertos a catamaranes y lanchas de Puerto Juárez