Los gobiernos de América Latina no tienen entre sus planes restringir la llegada de buques de carga a sus puertos, con mercancías necesarias para la vida diaria, en medio de otras medidas que buscan frenar el avance del coronavirus en la región.

Pero sí controles a tripulantes y pasajeros de los buques. En Chile, Perú y Ecuador optaron por suspender las recaladas de cruceros a sus puertos. En el caso de Chile, el ministro de Salud, Jaime Mañalich confirmó a través de su cuenta de Twitter que desde las 8 de la mañana del domingo 15 de marzo se suspendió la recalada de cruceros en todos los puertos del país.

En cuanto a los buques de carga se estableció que previo a su recalada, deberán fondearse en la bahía, donde especialistas de Sanidad Marítima Internacional (SMI) examinarán a los tripulantes para descartar algún caso sospechoso. Sino detectan un posible portador del Covid-19 se permitirá al buque su ingreso al muelle, en caso contrario se enviará al afectado a un centro de salud, debiendo permanecer la nave fondeada en un área de cuarentena, que determinará la Autoridad Marítima.

Comunidad Portuaria con información de agencias

Difundió SCT las medidas implementadas por la CGPMM ante la propagación del COVID-19

Inspecciona Secretaria de Salud medidas de contención del puerto de Pichilingue frente al COVID-19

Isla Mujeres cierra sus puertos a catamaranes y lanchas de Puerto Juárez