La corrupción en puertos mexicanos se registra en los recintos aduanales, en donde se permite el paso de contenedores con mercancías ilícitas, avalado por miembros de la Secretaría de Marina (Semar) y de personal aduanal, denunció Marcelino Tuero, presidente del Consejo Consultivo Marítimo Mercante.

En entrevista con El Financiero señaló que la Semar encabeza una campaña de desprestigio contra las autoridades civiles de los puertos para lograr el control del comercio marítimo y de las instalaciones portuarias del país.

“Los únicos facultados para despachar la carga y revisarla, si es necesario, son los agentes aduanales, que revisan los contenedores en presencia de elementos de la Semar, entonces, la corrupción está entre el personal de aduanas y los marinos”, dijo.

Al cierre de 2019, Mario Delgado, diputado de Morena, impulsó una iniciativa para que los marinos controlen todas las actividades portuarias, incluyendo el comercio exterior, así como la obra pública de los puertos, dragado y la educación de las academias de marina mercante.

En opinión de Tuero, los marinos ‘mienten’ al acusar a las Administraciones Portuarias Integrales de permitir el tráfico de sustancias ilegales por los puertos mexicanos.

El Financiero

Los puertos mexicanos en la mira de los inversionistas

Buenas intenciones no son suficientes en la estrategia de la militarización portuaria

Avanza la llegada de almirantes a las administraciones portuarias