El director de Investigación en Transformación de Hidrocarburos del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), Florentino Murrieta Guevara, consideró que aun con la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, seguirá la importación de gasolinas en el país.

En el marco del Energy Innovation Forum, el funcionario dijo, sin embargo, que el proyecto ayudaría a mejorar el índice de seguridad energética de México.

"Aun con la nueva refinería que se construya, la importación de gasolinas va a continuar, sin embargo, este índice que les mencione de seguridad energética se va apegar más a criterios internacionales de seguridad energética".

Destacó que la demanda actual de gasolina en México es de 800 mil barriles diarios, y Petróleos Mexicanos (Pemex) solo produce alrededor de 350 mil barriles por día, mientras que la diferencia se importa.

En ese sentido, consideró que de lograrse la meta de producción de crudo (de 2.4 millones de barriles diarios), habrá suficiente para la nueva refinería de Dos Bocas.

Asimismo, expuso que el rol del IMP no es de descartar nada, pues son un centro de desarrollo tecnológico, por lo que si se hacen dos refinerías chicas o una grande, eso tiene que ver con las políticas del gobierno y sobre todo de la parte de la economía.

Recordó que en la administración pasada el Instituto hizo un estudio donde se vieron escenarios para incrementar la producción de diésel y gasolina, donde estaban consideradas las refinerías modulares en varias regiones del país.

Así como la parte del mantenimiento y rehabilitación de las refinerías actuales, a fin de disminuir la brecha de importación de gasolinas.

Comunidad Portuaria

Confirma Comisión Interamericana de Puertos que galardonará a la mexicana Claudia Sánchez Porras

Avanza la obra de modernización del Puerto de Veracruz