Un análisis que transcurre por estos días en el almirantazgo de la Secretaría de Marina Armada de México, de José Rafael Ojeda Durán, es el de continuar reteniendo las 98 capitanías de puerto a través de la Unidad de Capitanías de Puertos y Asuntos Marítimos (Unicapam), avanzar hacia el control de los puertos o bien, enfocarse en la Guardia Nacional.

El análisis se desarrolla en el contexto de la entrega-recepción de dicha Unidad, en la que recae la autoridad marítima nacional, ya que realizó el relevo del vicealmirante Jorge Manuel Sáinz Zamorano, quien fue sustituido por el vicealmirante Rubén Ceballos Guevara.

Los allegados al almirantazgo argumentan que, en todo caso, se espera “una decisión política” del Ejecutivo federal (léase Andrés Manuel López Obrador), quien decidirá si las capitanías regresan a la SCT o los puertos pasan a formar parte de la Semar, dado que una de las alas mantiene la posición de que el sistema portuario nacional, así como la Marina Mercante, pasen a la Armada.

Actualmente, la Semar enfrenta incluso restricciones legales de las Leyes de Navegación y Comercio Marítimo y en la de Puertos, por ejemplo, en el establecimiento de tarifas de pasaje en ferris e inspección de áreas portuarias. En su capítulo quinto, la ley otorga las facultades sobre regulación del pasaje a la SCT, no obstante, han existido excesos y desconocimiento.

Por ello, otra ala de almirantes no ve idóneo avanzar en la toma de los puertos, ante los resultados de la gestión de Sáinz Zamorano, quien incluso intervino en asuntos fuera de competencia de la Semar. Por ejemplo, los medios de Quintana Roo documentaron un conflicto de tarifas en los ferris, donde el marino entró favoreciendo la posición de Naviera Ultramar, administrada por Germán Orozco.

Por su puesto, la decisión de fortalecer a la Unicapam o avanzar en la toma de los puertos también dependerá de la visión del almirante Ojeda Durán, quien se ha pronunciado a favor de reintegrar las capitanías al sector civil, al considerar que el expresidente Enrique Peña Nieto pagó con las capitanías la contribución de los marinos a la lucha contra la inseguridad. Una decisión, a todas luces, equivocada.

Otro sector ve la posibilidad de una decisión salomónica: retornar el esquema previo a 1976, en ese entonces, la Unidad Marítima estaba a cargo de un marino mercante o mando civil, como parte de la Semar. No obstante, la medida sería impopular, pues levantaría la rebelión de las organizaciones de marinos por la aprobación de que goza el capitán de altura Francisco Javier Perroni, actual director de Marina Mercante de la SCT.

Como sea, en los consensos a que lleguen los almirantes tendrán que sopesar la participación de la Semar en la Guardia Nacional, donde el planteamiento sería hacerse cargo de todos los puertos-ciudad, donde el Ejército no tendría intervención. Ello implicaría un enfoque total a la seguridad sin otros distractores como las capitanías de los puertos comerciales, un área que no acaban de entender los marinos de guerra, ya que, evidentemente, su especialidad son las armas.

Por lo pronto, este día, Ceballos Guevara asumió el Unicapam. El almirante de Abasolo, Guanajuato, es ingeniero en ciencias navales, con maestrías en ingeniería eléctrica, administración naval y seguridad nacional, hizo estudios de Estado Mayor Naval, en Newport, EU, y cuenta con diplomados en seguridad nacional y en proyectos de inversión.

Alrededor de 98 capitanías estarán al mando de Ceballos, 16 de las cuales corresponden al sistema de puertos comerciales, considerados instalaciones estratégicas. Las capitanías, así como la Unidad, cuentan con mil 500 empleados, entre éstos, 44 inspectores y 27 ingenieros mecánicos.

Excelsior

AMLO se comprometió a rehabilitar el puerto de Mazatlán

Un nuevo servicio de transporte marítimo conecta a Veracruz con Valencia